Nos preocupamos por tu salud oral…

Osteítis y osteomielitis de los maxilares

 

Los límites anatómicos que demarcan una infección de los maxilares siempre son inciertos ya que sus componentes, periostio, corticales y hueso esponjoso, estarán afectados en mayor o menor grado. Así se entiende que es muy difícil y comprometido diferenciar la infección específica de cada uno de estos componentes, es decir, hablar “sensu estrictu” de periostitis, osteítis y osteomielitis, ya que en realidad suelen verse formas mixtas; ésta es la causa por la que encontramos en muchos tratados descripciones del tipo osteoperiostitis, osteítis subperióstica, osteítis cortical, osteítis central, osteomielitis medular, etc., cuando la mayoría de las veces sería más correcto hablar con toda propiedad de verdaderas panosteítis. Seguramente el principal esfuerzo siempre ha ido encaminado a querer diferenciar los términos de osteítis y de osteomielitis, debido al distinto pronóstico y tratamiento que requerirán. En su tratado, Calatrava exponía que en la literatura alemana, siguiendo a Wasmund, estas dos entidades se diferenciarían básicamente por su extensión: las lesiones circunscritas a la región periapi-cal de un solo diente, como sería el caso del absceso periapical, se denominarían osteítis; contrariamente, cuando la infección se aleja de la región periapical y abarca más de un diente pasa a denominarse osteomielitis. En cambio en la literatura francesa se suele encontrar, siguiendo a Chompret y a Chaput, que la diferencia entre estas dos entidades se establece únicamente en la formación o no de secuestros óseos. Así pues, y de una forma ecléctica, cuando seguidamente hablaremos de osteítis nos referiremos implícitamente a lesiones circunscritas sin ninguna tendencia a producir secuestros óseos, mientras que el término de osteomielitis lo reservaremos para lesiones difusas con producción de secuestros, admitiendo pero que esta delimitación no siempre es fácil de establecer.

Durante muchas décadas la osteomielitis ha sido una enfermedad frecuente y ominosa, causante de grandes mutilaciones faciales, y por lo tanto muy temida por la población.

En la actualidad, la osteomielitis es poco frecuente en su localización en los huesos maxilares.

Los nuevos hábitos higiénicos, el mejor control de las enfermedades sistémicas, y el espectacular desarrollo de los antibióticos, han sido determinantes para que hoy en día sea rara su presentación, y en caso de aparecer casi siempre la veremos asociada a gérmenes altamente patógenos, a defectos de la vascularización o a enfermedades sistémicas graves.

CLASIFICACIÓN

1. OSTEITIS

El término de osteítis significa la afectación de causa inflamatoria del hueso, sea en forma aguda sea en forma crónica; esto ya implica que bajo dicho término pueden encontrarse entidades donde no hay ningún componente infeccioso; tal es el caso de la osteítis deformante de Paget, de la osteítis fibrosa quística de von Recklinghausen, etc.

En este apartado sólo haremos referencia a las de naturaleza infecciosa. La forma aguda, la osteítis aguda periapical, ha sido comentada anteriormente; las formas crónicas, la osteítis rarefaciente y la osteítis condénsame o esclerosante, están confinadas a la región periapical, razón por la que se estudian dentro de las lesiones periapicales.

Hay que mencionar también que muchos autores hablan de la “osteítis alveolar” añadiendo a veces el adjetivo “postoperatoria” para referirse a la alveolitis seca (dry socket).

2. OSTEOMIELITIS

Se tratará en un sentido amplio ya que no nos parece razonable querer distinguir osteomielitis intramedulares y osteomielitis subperiósticas tal como hace Killey, recordando la opinión de Paget, quien dijo que el término de osteomielitis era sin duda un mal nombre ya que daba a entender que sólo había participación de la médula cuando en realidad todas las estructuras óseas se afectan: si bien generalmente empieza en la médula, acaban participando corticales y periostio.

3. OSTEOPERIOSTITIS

La participación pura del periostio es excepcional; según Ki-Uey, el término “periostitis” se utiliza para describir una reacción inflamatoria del periostio que da lugar a una exagerada formación de hueso inmaduro observable especialmente en niños y adolescentes.

La forma aguda, osteoperiostitis de Axhausen, se diferencia difícilmente del absceso subperióstico de causa dentaria, mientras que la forma crónica, en la que esta actividad osteoformadora es significativa, se explicará bajo el nombre de osteoperiostitis u osteomielitis de Garre. Hay que aclarar que la reactividad del periostio puede tener otras causas no infecciosas como sucede en algunos procesos conocidos como “periostosis”.

Tal sería el caso de la hiperostosis cortical infantil de Caffey-Silverman, pero también puede observarse conjuntamente con una hiperplasia de la mucosa bucal cuyo origen radica en una irritación motivada por una prótesis dental removible, lesión conocida como épulis fisurado.

4. OSTEOMIELITIS ESPECÍFICAS

Son las que tienen un agente microbiano conocido, lo que confiere al proceso osteomielítico una serie de particularidades clínicas.

5. OSTEORRADIONECROSIS

Se trata de una forma de osteomielitis cuya etiología son las radiaciones ionizantes, generalmente recibidas con una finalidad terapéutica. En muchas ocasiones se puede considerar como una lesión iatrogénica.

.


  • Nervio trigémino
    El nervio trigémino o nervio trigeminal (del lat.: trigeminus, de tres mellizos), también conocido...
  • CIRUGIA ORTOGNATICA
     La cirugía ortognática tendrá como finalidad mover la mandíbula a una posición más adecuada,...
  • COLGAJOS
        El colgajo es la mucosa que rodea el hueso del diente. Está formado por mucos...
  • APICECTOMIA
    Se entiende por apicectomía la resección (extirpación) quirúrgica, por vía transmaxilar (at...
Últimos Comentarios y Opiniones
    Elije Categoria a Mostrar:
    Horario de Atención